El resurgir del brasier

El resurgir del brasier El brasier está viviendo un momento de protagonismo en cuanto a ropa interior se refiere. Se imponen los de inspiración romantica, estilo francés, de encajes y en colores tradicionales. Sensuales y sofisticados al mismo tiempo, que aún sin estar a la vista nos aportan un plus de confianza que se nota. Tradicionalmente lo hemos visto como una prenda básica que forma parte de nuestro día a día, y con la que no solemos perder mucho tiempo. Lo que solemos hacer es descifrar nuestra talla, nos aseguramos que cubra lo que tiene que cubrir y de ahí en adelante compramos en modo automático los que nos vayan haciendo falta. Pero con todos los avances y mejoras que ha experimentado esta prenda a través de los años, hacer lo que acabamos de explicar significa no sacarle todo el partido que podríamos. Desde el entalle hasta el soporte, elegir el brasier perfecto es todo un arte. Todas las que hayan experimentado el "fitting" de brasieres que hacen especialistas en algunas tiendas, sabrán que hay muchos factores a tener en cuenta y la diferencia que puede hacer uno de otro. En muchos casos incluso podemos darnos cuenta de que hemos estado usando la talla equivocada durante años.
No podemos menospreciar el profundo efecto que puede tener un brasier en cómo nos vemos y sentimos, independientemente del tamaño de nuestro pecho. Esto es algo en lo que definitivamente vale la pena invertir y debería ser imprescindible tener algo de ropa interior de calidad. Para la bailarina de burlesque Ditta Von Teese, una experta en el arte de la seducción, es tan importante esta prenda que incluso a colaborado con una marca de ropa interior de maternidad para crear una línea de brasieres de lactancia increíblemente sexis. En el Huffington Post publicaron un artículo en el que hablaban de las reglas básicas de uso del brasier, que muchas de nosotras seguro no sabíamos. Escribían que lo primero que hay que aceptar es que nunca serán las prenda más cómoda, que deberíamos tener más de uno y usar diferentes a lo largo de la semana y que hay que lavarlos a mano. Dos puntos importantes que resaltaban son: la talla está sujeta a cambios, hay que ir adaptándolos si nuestra talla de cuerpo varía. Y segundo, la parte central que conecta las copas siempre tiene que quedar pegada del esternón, no debe quedar ningún vacío o eso es señal de que no tenemos la talla adecuada.