Dramático relato de rehén de atacantes de Charlie Hebdo (video)

Viernes 9 de enero. 9.30 de la mañana. Imprenta de Dammartin-en-Goële, a unos 40 kilómetros al noreste de París. El gerente, Michel Catalano, llegó agitado al primer piso, donde estaba Lilian Lepére, el diseñador gráfico del lugar, de 27 años. Le dijo que dos hombres cargados con kalashnikov y un lanzacohetes habían entrado al edificio y le sugirió -casi que le ordenó- que se escondiera. Lilian primero pensó que se trataba de un chiste. Por suerte, tuvo suficiente tiempo para esconderse cuando cayó en la cuenta que era verdad, aunque no sabía que esos dos sujetos eran los terroristas que habían matado a doce personas y que él se transformaría en una pieza clave para su ejecución. Sin paralizarse ante el miedo, Lepére salió corriendo y se escondió en un mueble debajo de la pileta de la cocina, donde estuvo durante más de ocho horas.
Mientras tanto, su jefe, en una escena insólita, les ofrecía café y les curaba las heridas a los hermanos Kouachi, los responsables de la masacre de Charlie Hebdo dos días antes, que finalmente decidieron liberarlo.Dramático relato de rehén de atacantes de Charlie Hebdo (video)