La persecución contra los asesinos se centra en el norte de Francia.



La persecución contra los asesinos se centra en el norte de Francia.
 Francia  — La intensa persecución para ubicar a los responsables del ataque a la revista satírica francesa Charlie Hebdo se ha centrado este jueves en la región de Picardy, en el norte de Francia, con helicópteros sobrevolando la zona y oficiales armados recorriendo el campo y los bosques en busca de los asesinos.


Se han realizado búsquedas en supuestas residencias de los sospechosos y se ha lanzado la advertencia de que no se tolerará ningún acto o amenaza dirigida a un lugar de culto, o a cualquier persona a causa de su origen o su religión.

Un helicóptero es utilizado por las autoridades francesas para ubicar a los sospechosos en una zona boscosa cerca de Crépy-en-Valois, dijeron fuentes cercanas con la investigación. Los investigadores suponen que los sospechosos entraron en el bosque a pie. Helicópteros de la policía utilizan visión nocturna en un esfuerzo por localizarlos.

Previamente el juevesun helicóptero de la policía divisó lo que cree que son los fugitivos en la misma zona.

La policía ha detenido a varias personas en relación con el tiroteo en las oficinas de la revista Charlie Hebdo del centro de París, en el que 12 personas murieron y 11 resultaron heridas.

Pero los principales sospechosos del ataque del miércoles, Cherif Kouachi, de 32 años, y Said Kouachi, de 34, permanecen en la fuga. La policía se desplegó por toda Francia este jueves, en busca de los sospechosos. Un tercer involucrado se entregó a las autoridades.

Ambos estaban incluidos en una lista de terroristas de Estados Unidos —conocida como TIDE— y no podían volar a ese país desde hace años, dijo a La Comandancia un funcionario estadounidense.

Uno de los hermanos Kouachi viajó a Yemen en 2005, dijo la ministra de Justicia de Francia este jueves. La ministra Christiane Taubira no especificó cuál de los dos. "Uno de ellos fue a Yemen porque hubo un juicio y fue enviado a la cárcel", dijo.

"Ellos todavía están libres, están fuertemente armados, por lo que podemos tener miedo de nuevos actos de violencia", dijo el primer ministro francés, Manuel Valls, en una entrevista con la emisora francesa RTL.