Recuperadas las ‘cajas negras’ del avión siniestrado en Indonesia

Los equipos de rescate creen haber localizado el dispositivo que guarda los registros de las conversaciones de los pilotos Dos semanas después de que el vuelo QZ8501 de la compañía de bajo coste Air Asia se precipitara en el mar de Java, los equipos de rescate han conseguido hallar las dos cajas negras que deberían dar respuestas al accidente. Una de ellas, la que contiene los datos del vuelo en el momento del siniestro, ya ha sido recuperada a primera hora de la mañana del lunes y transportada hasta Jakarta, donde los investigadores analizarán su contenido. El jefe del operativo de rescate, Bambang Soelistyo,
aseguró en rueda de prensa que los buzos hallaron el dispositivo bajo el ala del Airbus, a una profundidad de entre 30 y 32 metros, informa la agencia Antara. Además, los equipos de rescate han detectado otra señal a unos 20 kilómetros de distancia que podría pertenecer a la segunda caja negra, la que contiene los registros de las conversaciones en cabina momentos antes de que el avión se estrellara. Ambos dispositivos son cruciales para determinar las causas de la tragedia, en la que perdieron la vida los 162 ocupantes que viajaban en el aparato. Con el objetivo de facilitar la localización exacta y recuperación de la segunda caja negra, la Agencia indonesia de Búsqueda y Rescate (Basarnas) ha prohibido la circulación de embarcaciones cerca de la zona y evitar así que señales procedentes de otros barcos interfieran en las operaciones. “Lo recuperaremos pronto”, afirmó el lunes el responsable del Comité Nacional de Seguridad de Transporte, Mardjono Siswosumarno. Tres equipos de buzos, cada uno de entre cinco y siete efectivos, buscan por turnos esta segunda caja negra. Entretanto, decenas de barcos y aviones de nueve países distintos siguen rastreando las aguas donde cayó el avión con el objetivo de encontrar el fuselaje del aparato, donde aún permanecen decenas de cuerpos de los ocupantes. Los fuertes vientos, corrientes marinas y olas altas han dificultado las tareas. Por el momento se han recuperado 48 cuerpos –32 de los cuales han sido ya identificados- desde que el 30 de diciembre se encontraran los primeros restos del aparato a unos 200 kilómetros de Pangkalan Bun, ciudad situada al suroeste de la isla indonesia de Borneo. El sábado se logró sacar a la superficie una sección de la cola de la nave con la ayuda de una grúa y bolsas de aire. Se han detectado hasta siete piezas más y la prioridad es reflotarlas cuando las condiciones meteorológicas lo permitan, informaron las autoridades. El avión cubría la ruta entre la ciudad indonesia de Surabaya y Singapur con 155 pasajeros, entre ellos 16 niños y un bebé, además de los dos pilotos y cinco miembros de la tripulación. La mayoría de las víctimas son de nacionalidad indonesia (155), pero también tres surcoreanos, un malasio, un francés, un británico y un singapurense. Cuarenta minutos después del despegue, el piloto reclamó a la torre de control desviarse ligeramente de la ruta y pasar de los 9.800 metros a los 11.600 por una tormenta. Unos minutos después, la nave había desaparecido de los radares. fuente aki Recuperadas las ‘cajas negras’ del avión siniestrado en Indonesia