Una siesta 'reparadora' revierte los efectos sobre la salud de una mala noche

 Un estudio sugiere proponer la siesta como tratamiento para contrarrestar los efectos dañinos de la restricción del sueño Una siesta corta puede ayudar a aliviar el estrés y fortalecer el sistema inmunológico, revela un estudio publicado en «Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism», realizado en un grupo de personas que habían dormido únicamente dos horas durante la noche anterior.

En concreto, el trabajo demuestra que una siesta ‘reparadora’ puede contrarrestar los efectos dañinos de la restricción del sueño al ayudar a los sistemas inmunológico y neuroendocrino a recuperarse. La falta de sueño es un problema de salud pública: las personas que duermen muy poco son más propensas a desarrollar enfermedades crónicas como obesidad, diabetes, hipertensión y depresión. «Nuestros datos sugieren que una siesta de 30 minutos puede revertir el impacto hormonal de una mala noche», señala uno de los autores del estudio, Brice Faraut, científico de la Universidad Descartes-Sorbonne Paris Cité (Francia). El estudio encontró que la siesta podría restaurar biomarcadores de salud neuroendocrina e inmune a niveles normales. Treinta 30 minutos de siesta pueden revertir el impacto hormonal de una mala noche Para llegar a estas conclusiones, los investigadores diseñaron un estudio aleatorio cruzado para examinar la relación entre las hormonas y el sueño de un grupo de 11 hombres sanos entre 25 y 32 años. Los varones se sometieron a dos sesiones de pruebas del sueño en un laboratorio, donde las comidas y la iluminación estuvieron estrictamente controladas. Durante una sesión, los particpantes se limitaron a dormir dos horas durante una noche. En la otra, los sujetos se echaron dos siestas de 30 minutos al día siguiente de una noche con un sueño de dos horas. Cada una de las tres sesiones diarias comenzó con una noche en la que los sujetos pasaron ocho horas en la cama y concluyó con una noche de recuperación de sueño ilimitado. Los investigadores analizaron la orina y la saliva de los participantes para determinar cómo la falta de sueño y dormir la siesta altera los niveles hormonales. Después de una noche de sueño limitado, los hombres presentaron un aumento de 2,5 veces en los niveles de norepinefrina, una hormona y neurotransmisor involucrados en la respuesta de lucha o huida del cuerpo al estrés y que eleva la frecuencia cardiaca del cuerpo, la presión arterial y el azúcar en la sangre. Tratamiento Los científicos no vieron cambios en los niveles de norepinefrina cuando los hombres echaban la siesta después de una noche de sueño limitado. La falta de sueño también afecta a los niveles de interleucina-6, una proteína con propiedades antivirales, que se encuentran en la saliva de los sujetos. Los niveles cayeron después de una noche de sueño restringido, pero se mantuvieron normales cuando se permitió a los sujetos dormir la siesta, lo que sugiere que las siestas pueden ser beneficiosas para el sistema inmunológico. «Echar la siesta puede ofrecer una manera de contrarrestar los efectos dañinos de la restricción del sueño, ayudando a los sistemas inmunológico y neuroendocrino a recuperarse», resume Faraut. Los resultados. Añade, «apoyan el desarrollo de estrategias prácticas para abordar en las poblaciones crónicamente privadas de sueño, como los trabajdores nocturnos y por turnos». fuente aki