Los concursos de belleza, último campo de batalla de la censura china

Pekín prohíbe la entrada a Anastasia Lin, Miss Canadá de origen chino, para participar en el certamen de Miss Mundo
Cuando durante los próximos días las cámaras de televisión enfoquen a las 110 mujeres que este año compiten por ser coronadas Miss Mundo 2015, los espectadores echarán de menos a la representante de uno de los países más grandes del planeta: Canadá. El motivo, que el activismo político y social de su representante no gusta nada a China, país organizador del evento, algo por lo que se le ha prohibido asistir.Anastasia Lin, una actriz y estudiante de 25 años que se ganó el derecho a acudir a esta cita cuando en mayo se proclamó reina de la belleza canadiense, es conocida por ser una ferviente crítica de la política religiosa de China y por ser miembro del grupo espiritual Falun Gong, colectivo que se encuentra prohibido y perseguido en el gigante asiático desde 1999.De hecho, esta joven -que nació en China y con 13 años se trasladó a Canadá- compareció el pasado julio ante una comisión del Congreso estadounidense para narrar las violaciones de derechos humanos que los seguidores de este culto padecen en China, un foro en el que dijo hablar "por aquéllos que son golpeados, quemados y electrocutados por mantenerse fieles a sus creencias".
Desde hace semanas, Lin ha esperado una invitación al certamen que nunca recibió. Finalmente, decidió intentar llegar a tiempo por su cuenta y obtener el visado al aterrizar en Sanya, ciudad de la isla tropical de Hainan donde tiene lugar. Sin embargo, antes de coger el vuelo que desde Hong Kong le iba a llevar hasta allí, un oficial chino le comunicó por teléfono que se le negaba la entrada al país. "Tengo derecho a estar en el concurso", declaró a los medios en el aeropuerto hongkonés. "Solo soy una estudiante de teatro y reina de la belleza, ¿de qué pueden estar asustados?".Ahora, Lin se han convertido en una pesadilla para las relaciones públicas de Pekín. Su lucha contra una nación tan poderosa como China le ha granjeado la simpatía de cientos de personas de todo el mundo y la atención de los medios, algo que le está proporcionando una gran plataforma desde la que denunciar el encarcelamiento y torturas que los miembros de Falun Gong paceden."Si no digo lo que es correcto, estaría mandando un mensaje terrible a los que experimentan el miedo y la intimidación en China y no tienen la posibilidad de de defenderse", declaró en una entrevista hace unos días en Toronto. En ella, dijo haberse planteado no volver a hablar para no poner a su familia en peligro (su padre vive en China). "Pero no puedo hacerlo" dijo. "Si consiguen silenciarme ahora, no tendré una nueva ocasión para hablar, y les habré demostrado que su táctica de intimidación funciona conmigo".Desde hace años, China ha trabajado por expandir su imagen de potencia mundial acogiendo en su territorio eventos tales como conferencias políticas y económicas internacionales, la Expo de Shanghái o los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Pero al mismo tiempo, sus autoridades no han dudado en castigar a toda aquella persona que ha osado cruzar la línea de lo que ellos consideran admisible, y a grupos de música como Bon Jovi y Linkin Park o famosos del nivel de Brad Pitt, Harrison Ford o Christian Bale se les ha negado la entrada por sus palabras y posicionamientos en cuestiones de derechos humanos o religiosos. mas informacion aki dale