Una Bazuka dominicana en Salcedo