Suspenden más vuelos por tormenta invernal en Estados Unidos



NUEVA YORK
Además de los 7.000 vuelos cancelados durante el fin de semana debido a la tormenta invernal que azotó al este de Estados Unidos, las aerolíneas comenzaron a reducir su servicio para el lunes debido a las repercusiones del fenómeno climático. En total hay 615 vuelos del lunes ya cancelados, de distintas aerolíneas, pero la agencia FlightAware vaticinó que la cifra aumentaría.
El sábado se cancelaron 4.459 vuelos, la mayoría en las zonas metropolitanas de Nueva York y Washington, D.C., dijo FlightAware. Otros 2.467 vuelos fueron cancelados el domingo y la cifra va en aumento.    
United Airlines anunció que no sacará vuelos de los aeropuertos de Washington el domingo. El servicio se reanudará paulatinamente el lunes, agregó la empresa y un servicio "muy limitado" se reanudará la tarde del domingo en los aeropuertos de la zona de Nueva York.      Desde el viernes, la cifra de vuelos cancelados supera los 10.000, mayormente en Charlotte y Raleigh, North Carolina, Filadelfia, Washington y Nueva York.    
La buena noticia es que de todas formas los sábados son usualmente el día de menos tránsito aéreo. Había poco más de 22.000 vuelos programados desde y hacia Estados Unidos, según FlightAware. Eso equivale a unos 5.000 vuelos menos y unos 400.000 pasajeros menos, que un jueves o un viernes.    
Amtrak también canceló o redujo sus servicios. Varios trenes que iban de Washington a Nueva York quedaron candcelados, al igual que los trenes desde Washington hacia Virginia y otras localidades del sudeste, según el cibersitio de Amtrak.
Las principales aerolíneas ofrecieron cupones para quienes perdieron sus vuelos. Los aeropuertos afectados varían según la aerolínea pero incluían ciudades en Kentucky, Tennessee y West Virginia, hasta New Hampshire y Massachusetts. Para la noche del viernes, solo American Airlines había emitido cupones en 42 aeropuertos.    
Los pasajeros que deseen cancelar sus viajes deberían esperar a ver si la aerolínea lo cancela primero. En años recientes las aerolíneas han sido más proactivas en las cancelaciones de vuelos a veces hasta con un día entero de anticipación. Eso implica que más pasajeros quedan afectados, pero por lo menos menos pasajeros quedan varados en los aeropuertos.