La verdad que Danilo Medina y el PLD quieren ocultar