Virus del Zika permanece más tiempo en la vagina

Investigadores en EEUU descubren que tras la infección, el virus se reproduce en los genitales femeninos y de allí se propaga e infecta el cerebro del feto.
Una vez que la mujer se infecta, el virus se reproduce en el tejido vaginal por varios días.
Un estudio científico realizado por investigadores de la Universidad de Yale, en Connecticut, sugiere que una vez que una mujer embarazada se ha infectado con el Zika, el virus se reproduce en el tejido vaginal por varios días y de allí se propaga hacia el feto infectando su cerebro. La investigación, que se realizó con ratones y será publicada en la revista Cell, demostró que el virus del Zika se puede multiplicar con mayor fuerza en el tracto reproductivo femenino que en otros sitios de infección. Y, a partir de los genitales, se puede esparcir con consecuencias potencialmente graves para la reproducción y perjudicando el desarrollo fetal. Para comprobar esto, el doctor Akiko Iwasaki, profesor de inmunología e investigador del Instituto Médico Howard Hughes, y los co-autores de la investigación, inyectaron el virus del Zika en ratones salvajes (que no han sido genéticamente modificados) y observaron que el virus se reproduce en el tejido vaginal bajo control. También se utilizaron ratones que carecen de los genes que regulan las proteínas del sistema inmune conocidas como interferones de tipo I. Estudios anteriores demostraron que estos interferones fueron fundamentales para controlar el virus cuando se inyectó en ratones. “Vimos una reproducción significativa del virus en el tejido genital de hasta 4 a 5 días. Con otras vías de infección, el virus del Zika no se reproduce a menos que se bloqueen los interferones del tipo I. Lo que nos sorprendió fue que el virus se reproduce en la vagina de los ratones salvajes con una respuesta intacta de los interferones”, dijo el doctor Iwasaki. Los investigadores aseguran que esta presencia prolongada del virus en la vagina no se ha observado en otros sitios de infección en ratones de tipo salvaje. El equipo también detectó el virus Zika en los cerebros de ratones fetales y la infección se asoció con la pérdida del peso en el feto. “Temprano durante el embarazo, si la madre está infectada, hay un impacto significativo en el feto”, reveló la investigación. Informes médicos previos ya han confirmado la transmisión sexual del virus Zika de los hombres infectados a mujeres no infectadas. Sin embargo, los investigadores no han determinado aún si el virus se reproduce en la vagina después de que la mujer se expone a través de las relaciones sexuales. De igual forma, se desconocen las consecuencias potenciales sobre los fetos después de la transmisión sexual de las mujeres embarazadas. Virus en los órganos sexuales humanos Mientras que la respuesta del sistema inmune ante el virus del Zika es diferente en las personas que en los ratones, los investigadores aseguran que los resultados del estudio plantean preguntas fundamentales sobre el impacto de la transmisión sexual. “El hallazgo puede ser importante para las mujeres, no sólo las embarazadas”, dijo Iwasaki. “La vagina es un sitio en el que el virus puede reproducirse y, posiblemente, transmitirlo a las parejas”. Según el investigador de la Universidad de Yale, los resultados de este estudio son significativos debido a que otras investigaciones médicas sugieren que el virus del Zika puede permanecer en el semen hasta 180 días después de la infección. Aunado a esto, un informe reciente reveló la transmisión del virus del Zika de una mujer a un hombre durante el sexo vaginal. El primer caso ocurrió en la ciudad de Nueva York. Por esta razón, los investigadores creen que los órganos reproductores humanos parecen ser un “nicho” para el virus, por lo que sugieren que los estudios futuros deberían centrarse en la prevención o el tratamiento de la infección viral vaginal durante el embarazo. Hasta agosto 17, se habían reportado 2,260 casos de Zika en EEUU, de los cuales 22 fueron por transmisión sexual, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). La investigación de la Universidad de Yale fue apoyada por los Institutos Nacionales de Salud de EEUU.