Alertan no comer lechuga romana

Alertan no comer lechuga romana en Estados Unidos

 Autoridades de Salud advirtieron que se han reportado 32 personas enfermas en 11 estados, incluidas 13 que han tenido que ser hospitalizadas. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) alertaron este martes a todos los consumidores, restaurantes y comerciantes minoristas en todo el país que no coman, sirvan ni vendan lechuga romana, ya que inspecciones de esa agencia descubrieron un brote de la bacteria E. coli relacionado con la lechuga romana que está en estos momentos bajo investigación. Según la advertencia, dada a conocer este martes, los CDC, la Administración de Drogas y Alimentos de EEUU (FDA), funcionarios de salud pública y entes reguladores en varios estados del país y Canadá, están investigando un brote múltiple de infecciones por E. coli que está relacionado a la lechuga del tipo romano. Hasta el momento se han reportado 32 personas enfermas en 11 estados, incluidas 13 que han tenido que ser hospitalizadas. Una de esas personas desarrolló el síndrome urémico hemolítico, que es un tipo de insuficiencia renal. No se han reportado muertes. Y, según indicaron en su alerta los CDC, la evidencia epidemiológica en los EEUU y Canadá indica que la lechuga romana es la fuente más probable de este brote. Además, se informó que las enfermedades comenzaron entre las fechas del 8 hasta el 31 de octubre de 2018. Los CDC están urgiendo a todos losconsumidores estadounidenses que tienen cualquier tipo de lechuga romana en su hogar que no la coman y que deben tirarla a la basura cuanto antes, aunque ya hayan comido algo y nadie se haya enfermado. Este consejo incluye a todos los tipos de lechuga romana, como cabezas de lechuga, corazones de lechuga, y bolsas y cajas de lechuga pre-cortada y mezclas de ensaladas que contienen lechuga romana, incluida la mezcla de primavera y la ensalada César. Si no sabe si la lechuga es romana o si una mezcla de ensalada contiene romana, no la coma y deséchela. Los restaurantes y los minoristas no deben servir ni venden lechuga romana, incluidas las ensaladas y mezclas de ensaladas que la contengan. Las personas con síntomas de una infección por E. coli, como calambres estomacales severos, diarrea (a menudo con sangre) y vómitos, y piensan que podría haberse enfermado por comer este tipo de lechuga, deben hablar con su médico e informar su enfermedad al departamento de salud.