Un policía de Nueva York muere por ‘fuego amigo’

Un policía de Nueva York muere por ‘fuego amigo

NUEVA YORK.- Once segundos y 42 disparos. Esta frase no se incluirá en la lápida de su tumba. En cambio, su significado perseguirá como una sombra perenne a sus compañeros de la policía de Nueva York.

El detective Brian Simonsen murió en el intento de detener al asaltante de una tienda de teléfonos móviles en Queens, que iba armado con una pistola de juguete, sólo letal en apariencia. El agente cayó víctima del ‘fuego amigo’, de sus colegas del NYPD, confirmó el comisionado James O’Neil.

La policía de la Gran Manzana, la más poderosa de Estados Unidos, con una capacidad y tecnología superiores a los ejércitos de muchos países, se halla sumida en la consternación.El último de los suyos que falleció en acto de servicio se produjo en el 2017. Sin embargo, resulta muy raro que en esta ciudad un agente mate a otro. Desde 2009 no sucedía algo similar a lo de Simonsen, de 42 años y 19 en el cuerpo, galardonado y muy admirado.

Raro suceso

La última vez que un policía de Nueva York murió por tiros de sus colegas fue en el 2009

Esta trágica circunstancia se debe, sostienen los expertos, al intensivo entrenamiento a la que es sometida la tropa de los blues. Los jefes han abierto una investigación interna para tratar de desentrañar que es lo que no funcionó en esta acción, en la que también salió herido el sargento Matthew Gorman, de 34 y jefe del difunto.

Cómo fue posible que abrieran fuego sin la suficiente precaución. Tampoco parece muy razonable esa lluvia de balas, en la que siete funcionarios hicieron uso de sus pistolas en tantas ocasiones y en tan poco tiempo. Por ejemplo, Gorman pegó once tiros, por dos Simonsen.

“Como el salvaje oeste”, tituló este jueves a toda portada el Daily News para describir la escena. A pesar de los entrenamientos, este suceso evidencia la facilidad con la que las policías estadounidenses aprietan el gatillo. Esta vez, los agentes sienten el dolor en su propio cuerpo.