Fotos: Marcha Ni Una Menos en Manhattan

Manhattan, USA

         Mujeres representativas de diferentes segmentos que componen la comunidad neoyorquina realizaron la “Gran Marcha Internacional de Mujeres” en conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer que se realiza anualmente el 25 de noviembre.

 Esta Vez con el Lema "NI UNA MENOS"

La Marcha partio desde la calle 170 esquina Broadway y finalizo en la calle 181 y Broadway en el condado de Manhattan.

 Rossy García, Bélgica González y María Morales, parte del comité organizador, llamaron a todos los ciudadanos preocupados por la situación de violencia contra la mujer en todo el planeta a marchar para demostrar rechazo de esa descabellada practica que va rumbo a convertirse en una pandemia y reclamar acciones contundentes para su erradicación. Explicaron que dicha fecha es celebrada desde 1981 en memoria de “Las Mariposas”, las hermanas Mirabal, cruelmente asesinadas por el régimen del dictador Rafael Leonidas Trujillo, en la República Dominicana, y esta conmemoración ha adquirido un significado base de sensibilización y denuncia sobre la violencia contra las mujeres en el mundo, pero consideran que esto debe ser una lucha permanente contra ese mal que erosiona las sociedades y que anualmente deja en la orfandad a varios miles de niños. “La violencia contra la mujer es considerada como una de las violaciones de los derechos humanos más extendidas y se manifiesta de forma física, sexual y psicológica.

 La violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, femicidio, la violación, actos sexuales forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético, la esclavitud, explotación sexual, mutilación genital, y matrimonio infantil, son algunas de las perversas manifestaciones de esta desgarradora realidad”, sostuvieron.

Añadieron que es innegable que la violencia contra la mujer sigue siendo un obstáculo para alcanzar igualdad, desarrollo, paz, al igual que el respeto de los derechos humanos de mujeres y niñas por lo que hicieron un vehemente llamado a los gobiernos de sus países a que asuma como parte principal de su agenda de gobierno la implementación de medidas contundentes que tiendan a frenar el fatal ritmo acelerado que lleva ese calamitoso comportamiento humano. A esa marcha asistieron delegaciones de varios países latinoamericanos hermanadas en el combate contra la violencia contra la mujer.